dimecres, 25 d’octubre de 2017

MEMORIAS DEL VIEJO GOL GRAN, EL CAMINO INVERSO



Folclore de la grada Gol Gran. VCF-At.Madrid. Temporada 1995-96.

Leí las memorias de Joaquín Maldonado en un momento de crisis severa. En el retiro espiritual de mi padre, en el Perellonet junto al mar Mediterráneo, bajo un banderín del Valencia C.F. y la atenta mirada de un recuerdo fotográfico de mi viejo junto a Alepuz, ex-jugador del Deportivo de La Coruña y presidente del colegio valenciano de entrenadores de fútbol. Eran Tiempos revueltos. El culebrón del verano discernía sobre el proceso de la venta del club. Para unos, una traición al sentiment, para la banca la venta de un activo tóxico, y para otros la mayor transacción planetaria del fútbol mundial.  

Regresar al pasado a veces no es fácil y narrar en primera persona un pedazo de historia personal vivida en la gradas de Mestalla tampoco lo es. Es incluso hasta punzante. Había caído Don Arturo Tuzón por la némesis de un nuevo lobby abonado a la fanfarronería y al discurso fácil. Pasamos del naranjazo al ladrillazo (años más tarde de l´equipasso al batacasso). 

Me refrescó la memoria volver a leer el magnífico relato " La balada del Bar Torino " escrito por mi amigo y compañero de grada Rafa Lahuerta Yúfera. Rafa siempre ha sido una enciclopedia vasta de datos y fechas, y memorable ha sido siempre su aportación al valencianismo literario. Le avala la modestia del anti-héroe. Al día siguiente de la toma de posesión del nuevo terrateniente de Mestalla, Paco Roig, nos reunimos Gonzalo Mora, Rafa Lahuerta, Javier Galdón y Pedro Nebot. "Gol Gran se cocinaba en los fogones del Bar los Toneles un día 10 de marzo a la sombra de la estación del norte, obra del brillante arquitecto Demetrio Ribes. Me viene a la memoria un reflejo de como Rafa jugaba con un bolígrafo dibujando en una servilleta del palacio del calamar "Gol Gran”. El nuevo proyecto se ponía en marcha a escasos metros de la desparecida bajada de san francisco, el origen del valencianismo. 

El traslado al fondo sur de la peña Lubos y el resto de jóvenes hinchas del fondo norte requería unos trámites burocráticos, se abría un nuevo Valencia de oficinas y despachos segregado en departamentos especializados gracias a la modernización de las nuevas estructuras del club. El interlocutor con el club fue Don Antonio Company (R.I.P) risueño, afable y con don de gentes, hombre fuerte en la campaña de Paco Roig. Algunos vieron la puesta en escena de la nueva grada Gol Gran (Lubos) en su primera temporada como en tiempos de República. El Mestalla de las dos gradas de animación. "Los rojos y los azules “. El Gol Gran frente al Gol Xicotet. Se equivocaron. Mismo ADN pero diferente actitud. Aunque años después algún bocachancla radiofónico nacido y bautizado en la pila del bautismo de la corporación rogista, llegó a vaticinar que Gol Gran era un fondo marxista. Grave error. Daniel Le Breton escribió que liberado de tradiciones y costumbres cada ser humano se convierte en su propio dueño y sólo debe rendir cuentas a sÍ mismo. Rescato y destaco las palabras que definieron los principios fundacionales. "Seríamos más bien una plataforma de jóvenes valencianistas con ganas de animar al equipo sin alardes de violencia ambiental. No racismo. No homofobia. No nacionalismos. Por contra potenciaríamos al máximo la historia del club.

Una de las claves para el buen funcionamiento orgánico de la grada fue la independencia económica. Sin jerarquías. Ni subvenciones a los desplazamientos ni a los tifos. Nunca estuvimos en venta. Optamos por el camino inverso a la radicalización ambiental. La desradicalización. Y así empezó todo. 

La renovación estética de la fachada del gol sur quedaba marcada por una arquitectura apoyada sobre dos pilares: El blanquinegrismo y el bilingüismo. Un regreso al Bar Torino. Un guiño a la memoria histórica del club. Ante la incomprensión general de un sin fin de socios y aficionados que durante muchos años vivían el fútbol apasionadamente en la grada sur sin apenas animación y colorido, debutamos un Valencia-Sevilla. Habíamos usurpado su espacio natural, su hábitat. Y eso, que era una grada abonada a las peñas, Arrós Caldós, Toni Lambada, Carrilers, Penya Politécnica, entre otras. Lo que en su día no supieron proyectar los políticos valencianos, construir la "Gran Valencia" o bien el museo del folklore, proyecto fallido, lo hicimos nosotros en apenas una temporada y en una grada. El fondo central de la vieja general se pobló de banderas blanquinegras, banderones tricolores, minibanderas, bufandas, una fusión al estilo más canalla de Ricard Camarena amenizado por cánticos populares y temas valencianos. Supimos remar en una sola dirección matriculando a los más entusiastas del fondo sur en la universidad Gol Gran y dejando de lado, egos y fantasmas del pasado. Fuimos más de letras que de ciencias, fuimos los poetas de la grada....

Endavant Gol Gran. No continuará.

Pedro Nebot (Fundador Gol Gran) 


6 comentaris:

Unknown ha dit...
L'autor ha eliminat aquest comentari.
SERGI CALVO ha dit...

Los Lubo's, Pedro! Recuerdo su fundación y cuando me subiste el carnet a casa por que necesitabáis socios!...
La animación en Mestalla siempre ha sido un tema espinoso y que aún ahora sigue vigente...pero tipos como tú o Rafa Lahuerta transcendéis a todo eso y sois ya, patrimonio del Club.
Un abrazo, vecino!
Sergi Calvo

Anònim ha dit...

Grande Pedro!! Grande!!

Un abrazo mmm.

Anònim ha dit...

La familia Calvo-Saavedra también son patrimonio del club. Ximo, Miguel y Sergio, y por supuesto sus " pilares " Maite y Joaquín " y sin olvidarnos del pequeño Daniel...

vicente balaguer ha dit...

Aun recuerdo cuando me trajo pedro el carnet de lubos a una cervecería de canaovas,junto a un parche redondo amarillo que si no me equivoco era el primero de la peña,que grandes tiempos

Anònim ha dit...

Amigo Vicente Balaguer Capilla lo recuerdo perfectamente. Temporada 1992-93 nos habíamos " italianizado un poco. El primer parche " Fossa dei Lubos ". Un objeto de culto para el coleccionismo. Un abrazo a ti y a tu hermano.